sábado, 24 de agosto de 2013

¿Por qué me gusta Papers, Please?

Como la mayoría sabrá, el mes pasado estuve de viaje en Norteamerica, y siendo el aficionado a los juegos de video que soy, traje conmigo una montaña de videojuegos. Llegué a Venezuela con ansias de convertirme en un ermitaño de las montañas. Y bueno, así fue. La cuestion es que de esa montaña, ha resaltado un título. Y es curioso como las cosas más simples, suelen ser las más impresionantes. Este título se llama, Papers, Please.


¿Sabes cuando juegas un FPS que dice ser sobre "¿Qué tan lejos llegarías para proteger a aquellos que amas?" o "el verdadero costo de una vida," o "ambigüedad moral," pero el juego en realidad solo consiste en dispararle en la cara a la gente? Y como, en tu cabeza, te preguntas, "Me pregunto que pasaría si un juego fuese diseñado al rededor de esos conceptos en vez de simplemente pegarlos con tirro a traves de una historia no-interactiva."

Bueno, Papers, Please es ese juego. Logra preguntar (y mas importante, no responder) cuestiones de deber, seguridad, privacidad, familia, egoismo, auto-interés, y moralidad, a traves de un set de mecánicas increíblemente simples y enfocadas, basadas en revisar papeles de tránsito y estampar pasaportes.

Y es espectacular.


El juego es básico. Momento a momento. Es una de esas cosas que si tratas de explicárselas a un amigo/a, o a alguien que no está interesado/a en juegos de video, quedarás sonando como un/a imbécil.

"Entonces, una persona entra y te da sus papeles de tránsito," tú dices. "Y entonces tienes que revisar toda la información para asegurarte de que no es contradictoria o falsificada."

"Ah," dice la otra persona mientras mira al rededor de la habitación buscando a alguien con quien hablar que no esté tan entusiasmado con estampar pasaportes. "Así que solo, como que, ¿le haces click a la información y el juego te dice si es correcta o no?"

"¡NO!" tú dices, saliva saliendo de tu boca con emoción. "NO. A veces solo son discrepancias pequeñas, como cuando alguien tiene aspecto de mujer pero su pasaporte dice Masculino, y le interrogas al respecto. Pero a veces, tienes que revisar las cosas con tu diario virtual que tiene un monton de información. Asi que si alguien dice que es de Antegria pero su pasaporte fue emitido en Haihan, puedes revisar tu diario y decir '¡A-Ha! Haihan queda en Impor, no en Antegria' y entonces, espera, ¿donde vas? porfavorregresa.

Bueno, sí. Suena aburrido. Pero, en realidad, el acto de revisar pasaportes es increíblemente satisfactorio gracias en parte a la excelente retroalimentación visual (el ka-chonc de cuando estampas "negado" en un pasaporte nunca deja de ser táctil y extrañamente satisfactorio), y al hecho de que encontrar discrepancias en los papeles te hace sentir como un puto genio. Para verlo de otra forma: imagínense las partes buenas de Phoenix Wright (encontrar y señalar inconsistencias en la corte) pero sin las partes mierdosas (la investigación de la escena del crimen). Así más o menos se siente estampar pasaportes.

Si eso fuese lo único que pasara en Papers, Please - si el juego fuese solamente sobre revisar papeles de tránsito cada vez más complejos - igual valdría tu tiempo. Pero es la manera en la que el desarrollador Lucas Pope combina esta jugabilidad con una narrativa y mecánica moral inteligente lo que hace que Papers, Please sea una obra maestra.

Cada vez que revisas un pasaporte correctamente, te dan algo de dinero. Al final del día, puedes gastar ese dinero en comida o calefacción para tu familia. Llegará un punto, en el cual los papeles de tránsito se vuelven tan complicados que, inevitablemente, comenzarás a cometer muchos errores. Esto se convierte en un problema porque cada pasaporte que con revisaste bien te quitará más y más dinero de tu paga diaria. Con la vida de tu familia en la línea y tu trabajo poniendose cada vez más dificil, el juego te pregunta - o sea, te pregunta, literalmente, a traves de las mecánicas - ¿qué estás dispuesto a hacer para obtener el dinero que necesitas? ¿tomarías un soborno de alguien sospechoso? ¿comenzarás a meter más gente a la carcel para que te den más del bono de los guardias de prisión? ¿harías con toda conciencia acciones deshonestas o cosas inmorales sólo para ganarte esas 10 luquitas extras que podrían permitir que tu familia coma esta noche? No hay respuestas correctas o incorrectas. El juego viene con 20 finales diferentes, así que nunca de verdad sientes que el juego te está juzgando - simplemente hay un montón de maneras diferentes de completar tus 31 días de servicio, no hay finales "correctos" o "incorrectos". Para ser un juego que se basa en estampar una de dos respuestas en pequeños pedazos de papel, te dan una espectacular cantidad de libertad en cómo escoges expresarte a tí mismo. ¿Eres un patriota a toda costa? ¿O le das prioridad a la seguridad de tu familia sobre todo lo demás?

Y ni siquiera he mencionado lo perturbador, y a la vez automatizado, que se siente procesar a un ser humano. Viendo los papeles de tránsito de alguien, tienes una mirada hacia sus vidas, a traves de un filtro diseñado por cualquier idiota del gobierno que llenó sus planillas (probablemente otro nadie cansado tratando de alimentar a su familia, igual que tú). Miras la descripción física de una mujer con cara de deprimida. Sólo contiene una palabra. "Sobrepeso". En una mano, marico - tenías una palabra para describir a esta mujer, y ¿esa fue la que escogiste? Que horrible eres, marico. Que horrible. Pero en la otra mano, no es incorrecto. La mujer es medio gordita, y si la descripción dijese delgada tendría que haberla confrontado sobre esa inconsistencia, y hubiese tenido que hacerle un examen de huellas digitales, lo cual me hubiese quitado tiempo de mi corto día, lo cual hubiese hecho que procesara menos gente, lo cual significa que me hubiesen pagado menos, lo cual significa que mi familia se hubiese podido morir, coño.

Hay una despiadada eficiencia en las cosas que haces en Papers, Please. Pero nunca se siente que es morálmente simplístico - No estamos en 1984. La primera vez que sometes a alguien a una búsqueda física (usando una cámara de rayos X que te muestra su cuerpo desnudo completo), te sientes asqueroso. Seguro, piensas, esto es una declaración sobre como la paranoia Americana después del 11 de Septiembre ha cambiada la privacidad personal por una ilusión de seguridad. Asi que, unos minutos después, una mujer llega con una discrepancia muy pequeña en sus papeles - los papeles dicen que pesa 88kgs, pero la escala dice que pesa 91kgs -  así que la dejas pasar, ya sea por negligencia o por filosofía personal. Estampas su pasaporte, "Aprovado", y, agradecida, la señora continúa a traves de los soldados justo detrás de ti.

Y entonces ahí detona los explosivos amarrados a su pecho, matando a los soldados.

Pudiste haber encontrado los explosivos, si la hubiese examinado con los rayos X. Pero no lo hiciste. Y por un error, tres personas están muertas, tu día terminó más temprano de lo que debería, y ahora tienes que decidir entre dejar que tu familia pase hambre o frío esta noche.

Sin mencionar que a pesar de la falta de verbos y de que el juego toma lugar siempre en la misma pantalla, Papers, Please es fascinantemente immersivo. No solo en términos de gráficos y música (aunque son muy buenos), si no que todos los elementos de "historia" del juegos son otorgados a traves de, bueno, del juego en sí. Jugándolo. No hay ningún video en donde conoces a un personaje importante que te dice una cosa importante. Solo están tú, tu cabina, y la gente que entra. Verás muchos personajes más de una vez, como a Jorji, el viejito super optimista que nunca logra tener sus papeles completos. O la prostituta asustada que te ruega - ruega - que no apruebes al hombre detrás de ella (aunque todos sus papeles esten en orden) porque está segura de que la venderá como esclava. Dependiendo de como trates a estas personas, la historia y tus recursos cambiarán. Tus elecciones de narrativa y jugabilidad son las mismas - no como en, no sé, Bioshock, en donde tienes La Jugabilidad (dispararle a la gente, recolectar recursos) y Las Elecciones Morales (las Little Sisters). El acto simple de estampar pasaportes con "Negado" o "Aprovado" funciona como ambas.

Hay una ironía brillante en Papers, Please. El acto de estampar pasaportes es simple. Este papel dice que eres de Enkyo, mientras este otro dice que eres de Vedor. Lo que significa, que estás mintiendo. El proceso es objetivo, matemático, y eficiente. Pero, ¿saber cuando romper la privacidad de alguien para proteger a otras personas? ¿saber cuando está bien aceptar un soborno si podria ayudar a sobrevivir a tu familia? ¿saber quienes de verdad son los buenos, y qué tan lejos estás dispuesto a llegar para ayudarlos? Estas preguntas son dificiles, subjetivas, y no se pueden responder. El que Papers, Please te pregunte ambas, no es nada menos que espectacular.


No hay comentarios:

Publicar un comentario